Ventiladores Industriales

Sin comentarios
Ventilador de flujo axial

Ventilador de flujo axial

Los ventiladores son máquinas mecánicas que permiten el movimiento de un caudal de aire o gas comunicándole la energía necesaria para que se desplace a lo largo del circuito venciendo todas sus resistencias.

La potencia del ventilador es función del caudal que impulsa y del incremento de presión que experimenta el aire o gas al pasar por el ventilador.

Los ventiladores más característicos a nivel industrial suelen ser centrífugos o axiales.

Ventiladores centrífugos

Los ventiladores centrífugos están constituidos por un rodete que gira en el interior de una carcasa o envolvente llamada a veces “caracol”. Esta carcasa permite recoger el aire o gas impulsado por los álabes o paletas del rodete con pérdidas reducidas y una ligera turbulencia ( Fig. 2).

El rodete está constituido por un cubo, ajustado al eje, formado por un disco al que se encuentran unidas las paletas o álabes que impulsan el aire o gas radialmente hacia fuera, como consecuencia de la fuerza centrífuga, siendo lanzados estos gases desde los bordes de los álabes hacia la envolvente o carcasa. Debido a este movimiento, en el interior del rodete se produce una presión inferior a la atmosférica, así como una sobrepresión en la envolvente que le rodea. Para reemplazar el gas descargado por el ventilador, una nueva cantidad de gas fluye axialmente hacia el centro del rodete, desde la boca u oído de la aspiración del ventilador.

El accionamiento de los ventiladores centrífugos se realiza casi siempre por medio de un motor eléctrico  acoplado directamente al eje del ventilador.

Ventilador centrífugo

 

Ventiladores axiales

En este tipo de ventiladores, el flujo es esencialmente paralelo al eje longitudinal o eje de giro del rodete y hay siempre al menos una etapa de álabes del estátor y otra de álabes en el rotor. (Fig. 3).

Básicamente se puede decir que los álabes del rotor, al girar a gran velocidad, elevan la energía cinética del aire o gas que pasa a través de ellos además de desviar la dirección de la corriente de aire hacia la etapa de álabes del estátor. La forma de los álabes del estátor está pensada para aumentar aún más la presión del aire o gas disminuyendo la energía cinética que le fue comunicada por los álabes del rotor. Además la corriente gaseosa a la salida de los álabes del estátor recupera sensiblemente la dirección axial.

El difusor situado en la impulsión del ventilador es una sección de paso de área creciente que, al igual que el caracol del ventilador centrífugo, permite frenar el fluido incrementando más su presión.


Ventilador axial.

 

Regulación caudal de ventiladores

La carga de una caldera se modifica variando el aporte de energía calorífica que se libera en el hogar y, en el caso de que ésta provenga de una reacción de combustión, implica controlar el caudal de combustible que se introduce en el hogar y consecuentemente el caudal de aire que lo acompaña.

Precisamente otra de las ventajas que tiene el tiro artificial, es la posibilidad de controlar el caudal de aire de combustión y el tiro del hogar mediante los ventiladores del sistema de aportación de aire y evacuación de gases. Hay varias posibilidades de regulación:

  • Variando la resistencia del circuito por medio de cortatiros. Al cerrar más estos, se consigue aumentar la resistencia que ofrece el circuito con lo que disminuye el caudal de gas o aire trasegado por el ventilador.
  • Variando el ángulo de inclinación de los álabes del estátor situados en los oídos de entrada de los ventiladores centrífugos.
  • Variando el ángulo de ataque de los álabes del estátor de un ventilador axial.
  • Variando el ángulo de ataque de los álabes del rotor de un ventilador axial.
  • Variando la velocidad de giro del ventilador axial o centrífugo.

Por último decir que en función del tiro, los podemos clasificar en:

Ventiladores de tiro inducido

Ventiladores de tiro forzado.

Ventiladores de tiro equilibrado.

 

Artículo escrito por: David Mateos Fernández

Sin comentarios

Comentar





Quizás también le interese

Tratamiento de aguas: Desinfección (Parte 1)

Sin comentarios

 

En cualquier Central Industrial y especialmente en Centrales Térmicas es muy importante realizar un tratamiento de agua de aportación a calderas. El tratamiento de agua lo podemos desglosar en dos grupos: Pretratamiento de agua. Desmineralización. El pretatamiento de agua está compuesto por las siguientes fases: Desinfección, cuya función es eliminar material orgánico, virus, bacterias y […]

Gas no convencional. La revolución del gas de esquisto

Sin comentarios

 

El término gas de esquisto o gas de pizarra o su equivalente en inglés shale gas viene siendo una forma de energía a tener en cuenta cada vez más entre el conglomerado energético que conforma el mundo. El esquisto es un mineral, parecido a lo que conocemos como pizarra, y que se encuentra a unos […]

Instrumentación Oceanográfica (Parte 1)

Un comentario

 

La instrumentación se define como el conjunto de elementos que permiten realizar un sistema de medición, cuya función radica en convertir una variable física en una señal para su  posterior interpretación.  A nivel Oceanográfico, la instrumentación es utilizada para realizar mediciones en el mar. Las mediciones más características son: Temperatura Conductividad Salinidad Presión Corrientes Olas […]

Back to Top