Tipos de calderas de carbón

2 Comentarios

Según la naturaleza de las cenizas obtenidas pueden ser:

Calderas de cenizas secas

Emplean carbón pulverizado para su combustión en el hogar, principalmente, aunque pueden utilizarse con otros tipos de combustible. Se caracterizan por alcanzar temperaturas de combustión relativamente bajas, inferiores al punto de fusión de las cenizas lo que provoca que se tengan que instalar precipitadores u otros tipos de filtro de cenizas, no todas las cenizas salen de la caldera existe un pequeño porcentaje que cae al cenicero y se evacuan como cenizas de fondo del hogar. La sección del hogar es cuadrada o de forma rectangular y la forman cuatro paredes de agua.

Caldera quemadores horiz.

Calderas de cenizas fundidas

En este tipo de calderas la temperatura en el hogar es más elevada que la temperatura de fusión de las cenizas lo que provoca su fundición . Este tipo de hogar, hogares de ciclón, se ha desarrollado especialmente para quemar carbones cuyas cenizas tienen una viscosidad inferior a 250 poises a 1400°C.

Según la presión que se mantiene en el hogar pueden ser:

Calderas presurizadas

El aire necesario para la combustión y la evacuación de los gases se consigue mediante un ventilador de tiro forzado que introduce aire de la atmósfera en el hogar manteniendo una presión positiva en el mismo.

Calderas en depresión

El aire necesario para la combustión y la evacuación de los gases se consigue mediante un ventilador de tiro inducido que extrae los gases de la caldera manteniendo una depresión en el hogar, es decir una presión menor a la atmosférica.

Calderas de presión equilibrada

El aire necesario para la combustión se introduce en el hogar mediante ventiladores de tiro forzado; los gases de la combustión se aspiran y se envían a la chimenea mediante ventiladores de tiro inducido. En el hogar se mantiene una pequeña presión negativa.

Según el tipo de carbón:

Calderas de cámara de combustión en forma de U

Caldera de cámara de combustión en U.

 

Se utilizan para quemar antracitas, carbones magros y carbones semigrasos cuyas materias volátiles son inferiores al 18%. Con esta estructura se permite aumentar el tiempo de permanencia del carbón en el hogar. Los quemadores se sitúan en bóvedas y techos en las paredes y éstas están recubiertas de refractario lo que permite utilizar  mejor la radiación de la llama para facilitar el encendido, el cual es más difícil con este tipo de carbones ( Fig.2).

Calderas de cámara fría o semifría

Se utilizan para quemar carbones grasos cuyo contenido en materias volátiles es superior al 20%. Con estos carbones los problemas de encendido y combustión son pequeños y se pueden utilizar disposiciones más simples, con quemadores en fachadas o en ángulo.

De acuerdo con la disposición de los quemadores:

Calderas de fuegos en fachada

Los quemadores están situados en las paredes de agua y son de tal forma que consiguen que la mezcla aire carbón tenga un movimiento giratorio para obtener una combustión óptima ( Fig. 1).

Calderas de fuegos en bóveda

Caldera de fuegos tangenciales

 

Son las anteriormente comentadas con cámara de combustión en forma de U. Están colocadas en el techo de la cámara de combustión e introducen la mezcla aire-carbón en dirección vertical de arriba hacia abajo en el hogar a fin de extender el tiempo de estancia del carbón en el interior del hogar y mejorar la combustión.

Calderas de fuegos tangenciales

Los quemadores están situados en las cuatro esquinas del hogar de la caldera, siendo el eje de cada uno de ellos tangente a un círculo imaginario situado horizontalmente en el centro del hogar. De esta manera se consigue que se produzca un movimiento ciclónico ascendente, es espiral, de las llamas a través del hogar. Hay que tener en cuenta que una de las formas para actuar sobre la temperatura del vapor es subiendo o bajando la zona de combustión, para ello estos quemadores suelen tener unas boquillas regulables verticalmente, de tal suerte que si se sube, será más alta la zona de combustión y habrá menos vaporización en las paredes con lo que los gases de salida tendrán más temperatura y como consecuencia, subirá la temperatura del vapor sobrecalentado ( Fig. 3).

 

Artículo escrito por: David Mateos Fernández

2 Comentarios

  1. comment-avatar
    Atmosferis25 mayo, 2012 - 19:16

    Hola Anónimo, sentimos no poder revelar dichas fuentes bibliográficas pero no se nos permite, decirte que la información se ha obtenido de una gran empresa eléctrica.

  2. comment-avatar
    Anonymous24 mayo, 2012 - 16:13

    Por favor regalar una fuente bibiliográfica

Comentar





Quizás también le interese

Hidrocarburos y transporte marítimo en el Ártico

Sin comentarios

 

El deshielo ocasionado por el aumento de la temperatura media mundial es conocido por todos y ha provocado, a día de hoy, la mayor reducción de capa de hielo en el Ártico de la historia. La última mayor reducción de superficie helada se registró en otoño de 2007, cuando dicha superficie cayó hasta los 4,17 […]

Hélices de paso variable

Un comentario

 

La hélice del buque es el elemento que transforma el movimiento rotativo que produce el motor en una fuerza de empuje. Cada sección de la hélice puede considerarse como un perfil hidrodinámico que provoca diferencias de flujos entre las caras activa y pasiva. Estas diferencias de flujo se crean debido a las variaciones geométricas de […]

Puesta en marcha de una central Térmica (Parte 1)

Sin comentarios

 

Condiciones previas para el arranque Establecer alimentación eléctrica a los servicios auxiliares. Establecer la refrigeración con agua de servicios (refrigeración auxiliar). Poner en servicio el sistema de aire comprimido. Llenar de agua el cenicero a su nivel normal y el cierre hidráulico de la caldera. Reponer el nivel de encendido mediante la bomba de llenado […]

Back to Top