Gas no convencional. La revolución del gas de esquisto

Sin comentarios

El término gas de esquisto o gas de pizarra o su equivalente en inglés shale gas viene siendo una forma de energía a tener en cuenta cada vez más entre el conglomerado energético que conforma el mundo.

El esquisto es un mineral, parecido a lo que conocemos como pizarra, y que se encuentra a unos 500 metros de profundidad media en unas áreas concretas del mundo.

Equisto

Su conocimiento data de mediados de la década de 1980, gracias a unos estudios geológicos que cayeron en manos de George P. Mitchell, un productor independiente americano que transportaba gas desde Texas a Chicago, que en su afán de intentar lograr salvar sus reservas de gas se vio forzado a invertir en lo que aquellos estudios decían: se podía extraer gas de entre los yacimientos de esquisto. Con una fe ciega por salvar su campo de explotación de gas, montó una formación geológica llamada Bernett Shale, cerca de Dallas, TX. En aquel laboratorio se corroboró lo que los estudios decían: se podía extraer gas de entre las formaciones de esquisto del subsuelo.

Pero no fue hasta mediados de los años ’90 cuando la tecnología permitió la extracción de dicho combustible, con lo que hoy en día se conoce como Fracturación Hidráulica. Ahora bien, con ella apareció la controversia acerca del impacto ecológico que podía provocar, controversia que siempre acompaña a un nuevo descubrimiento.

La aparición del gas de esquisto cambió la percepción energética del mundo y rápidamente llamó la atención de las grandes cadenas energéticas, que ante la ya cansina noticia que promueve el fin del petróleo dentro de unos 40 años (hace 50 ya se decía lo mismo) vieron aquí una oportunidad de oro para compensar este “pesimismo” energético que venía asolando el globo. A partir de aquí, se empezaron a hacer estudios geológicos para hallar subsuelo de esquisto. Casualmente el gordo le tocó a EEUU, que con lo que ya tiene y lo que puede conseguir del gas de esquisto, está previsto que en unos 20 años vista, pase a ser el segundo mayor exportador de gas del mundo, por detrás de Rusia.

Distribución de gas de esquisto en el mundo

Distribución de gas de esquisto en el mundo

Precisamente este hecho de EEUU también ocurre con otros países. El descubrimiento de shale gas condiciona el mercado y lo seguirá haciendo durante los próximos años en ese sentido: países que ni siquiera tenían una sola reserva de gas y eran importadores en su totalidad, puede ser que pasen a ser exportadores de gas, con las consecuencias económico-políticas que eso conlleve. Además,  el descubrimiento de tanta cantidad de yacimientos de esquisto y su consiguiente explotación, ha hecho que el precio del gas baje enormemente y, por tanto, sea asequible para la mayoría de países.

Ahora bien, ¿cómo se hace para extraer el gas de pizarra y en qué consiste la fractura hidráulica? Ahora mismo se aclara:

fractura hidráulica

Para perforar el suelo se coloca un trépano en el extremo de la barra de sondeo que harán bajar. A medida que se va perforando, una mezcla de agua y aditivos es inyectada para enfriar el trépano y expulsar el material hacia la superficie. Justo al encontrar el primer yacimiento de agua subterránea, se para y se retira. Entonces se introduce una tubería para así, poder aislar el agua y ésta no se mezcle con lo extraído. Después se introduce cemento entre la tubería y el agua para evitar en su totalidad la posible contaminación de ésta. Al llegar a este paso, se vuelve a introducir el trépano y se sigue perforando unos 160 metros más por encima de la futura sección horizontal del pozo (se perfora en vertical pero se extrae en horizontal, tal y como muestra la imagen).  Este punto se llama Kick-off Point (KOP) y es dónde empieza la curvatura para la perforación horizontal. Aquí se vuelve a retirar el trépano para introducir uno del tipo Measurement While Drilling (MWD), al que se le da instrucciones sobre la dirección y el ángulo a realizar en su recorrido. La distancia entre el KOP y donde el hoyo queda totalmente horizontal es de unos 400 metros. Cuando se alcanza el objetivo se retira todo por última vez para volver a realizar la misma acción que en el primer punto: tubería y cemento. A partir de aquí se introduce un disparador eléctrico que provoca pequeños agujeros en el cemento y parte del yacimiento. Una vez realizado este proceso se retira el disparador eléctrico y pasamos al proceso conocido como fracturación hidráulica, por el cual una mezcla de agua, arena y aditivos son bombeados hasta esas grietas. Dicho bombeo se produce a muy altas presiones, de tal forma que al llegar a las grietas, éstas se escardan aún más, provocando más grietas y alcanzando una superficie mayor, por lo que una mayor cantidad de gas puede ser extraída.

fractura hidráulica-perforacion

A partir de aquí, se trata y se manda vía gaseoductos a las regiones o instalaciones deseadas.Después de este proceso, se coloca un tapón de cemento para aislar ese tramo, y poder operar de la misma forma en el siguiente, sin crear ningún daño en el primer tramo, y así sucesivamente. Una vez operado todo el tramo horizontal, se liberan los tapones y el gas fluye hacia la superficie.

Así pues, esto es el gas de esquisto y así es cómo se extrae del subsuelo. Ahora bien, como hemos mencionado anteriormente, existe mucha controversia acerca del impacto ambiental que está causando la explotación de estos yacimientos. Mientras las empresas sostienen que tienen cura con el medio ambiente e invierten capital al respecto, movimientos ecologistas acusan a éstas de mentir, aparte de usar productos altamente contaminantes en las explotaciones de gas, tales como benceno, o su forma primitiva el tolueno. Por otra parte el presidente de las Naciones Unidas, Timothy Endicott Wirth, comentó que “es una bendición” ya que las emisiones nocivas de gas de esquisto a la atmósfera son muy reducidas. Se estima que sólo en EEUU y Canadá, ya hay reservas suficientes para producir energía durante los próximos 100 años. Año tras año, la importancia de este gas está creciendo a nivel mundial y lo demuestra el siguiente dato: en el año 2000 el gas de esquisto representaba apenas 1% de los suministros de gas natural de EE.UU. Hoy es casi 25% y podría elevarse a 50% en dos décadas. El día 18 de Enero de ese mismo año, Bulgaria aprobó una resolución prohibiendo la fractura hidráulica en su territorio y le canceló la licencia que tenía expedida a Chevron, citando las insuficientes pruebas acerca de la seguridad técnica.

Por otra parte, en nuestro territorio y en concreto en Cantabria, existe un movimiento de rechazo a esta técnica, alegando que destruye el medio ambiente y contamina las aguas subterráneas y, por consiguiente, todo el mundo. Al ser una técnica relativamente nueva, poco se sabe acerca de cómo se extrae el gas y los métodos reales usados en su elaboración. Con el tiempo se irán haciendo estudios más concluyentes sobre esta técnica y el impacto ambiental que  realmente tiene. Mientras tanto, el debate está servido. Lo que sí se puede asegurar es que tiene tanto una parte positiva, como otra negativa y lo que hay que hacer es potenciar la positiva reduciendo el daño de la negativa.

Artículo escrito en colaboración con: Andreu López Durán

Sin comentarios

Comentar





Quizás también le interese

Eficiencia eléctrica

2 Comentarios

 

Está en pleno auge el tema del ahorro energético y la eficiencia energética eléctrica, pero ¿que significa cada término?, llamamos ahorro energético al proceso por el cual se deja de usar una energía innecesaria en un momento determinado, evitando así el gasto eléctrico. Sin embargo el concepto de la eficiencia energética eléctrica es muy diferente […]

Fiabilidad y precisión en la extrapolación del rendimiento en potenciación de buques (ensayos de autopropulsión cuasi constantes)

Sin comentarios

 

Una alternativa a realizar múltiples ensayos de autopropulsión de carga variada constantes fue sugerida por Holtrop y Hooijmans, aunque no se encuentra generalizado su uso, es la de realizar un ensayo de aceleración-deceleración con el modelo autopropulsado (Holtrop y Hooijmans 2002; Bose et al. 2005). La intención del método es la de reducir el tiempo […]

Fallos en las turbinas de gas

2 Comentarios

 

Las primeras etapas de la turbina se suelen inspeccionar mediante boroscopios y a través de los puertos dispuestos por el fabricante, mientras que las últimas pueden inspeccionarse a desmontando el conducto de descarga de gases. Al igual que en el compresor, debe tomarse nota de todas las pérdidas de material. Las primeras etapas de expansión […]

Back to Top